domingo, 16 de noviembre de 2008

El Violín


Por fin pude ver El Violín del mexicano Francisco Vargas. Desde el año pasado que supe de su existencia tuve vehementes ganas de verla, pero es una película de arte que tuvo poca difusión comercial, y sólo fue exhibida en una galería de la ciudad, por unas semanas.

Es una película con una historia cruda, conmovedora y nada complaciente con el espectador apacible, te sumerge por completo en una mexicaneidad casi mágica-que me hace evocar textos de Juan Rulfo- de una ranchería y un pueblo que bien podrían ser Chiapas, Oaxaca o Veracruz. Sus argumentos y diálogos pueden ser simples y cotidianos, pero inteligentes y precisos, los cuales te sitúan en un época y espacio, y entonces por momentos es dificil discernir la ficción de la realidad.

Es un pequeño pasaje longitudinal en la vida de unos personajes, que deja con mas preguntas que respuestas, pero bien invoca a la reflexión. Por algo es una película con más de 30 premios nacionales e internacionales,y es calificada como "una película perfecta".


1 comentario:

Dédalus dijo...

Recuerdo perfectamente el día en que la vi, hace poco más de un año, en Bilbao. Fui con una amiga y salimos sobrecogidos, por esa crudeza que destila casi cada secuencia.
Me ha gustado tu crítica, Javo; me has recordado también que esa película me trajo al presente ciertos compromisos que la vida diaria de uno medio sepulta y que no debemos olvidar.

Saludos.